Actualidad
Autor: DiarioRegionalAysen , 16 de septiembre de 2020

Carabineros llama a consumidores a proteger la salud y no adquirir carne clandestina

Compartir

El llamado a crianceros es a proteger su ganado.

El incremento en la demanda por consumo de productos cárnicos y sus derivados durante fiestas patrias, hace que el delito de abigeato se vea acrecentado en esta época del año, ante lo cual Carabineros impulsó una acción comunicacional dirigida tanto a crianceros como a consumidores, con la finalidad de prevenir el ilícito y afectaciones a la salud por el consumo de estos productos. 

La Prefectura de Carabineros Aysén junto a personal de la Primera Comisaría de Coyhaique y el médico veterinario de la Prefectura Aysén, se trasladaron hasta un el fundo Cerro Negro ubicado en el sector Cerro Negro del mismo nombre, dando inicio a esta acción preventiva en el mes de la chilenidad.

El Subprefecto Administrativo de la repartición, Mayor Rafael Cares Sepúlveda, señaló que se trata de una fecha utilizada por personas inescrupulosas para matar y faenar animales que no son de su propiedad, con el único fin de obtener réditos financieros a través de la venta de carne en forma clandestina.

“Realizamos coordinaciones con el Gobierno Regional y con la comunidad para poder prevenir este delito. Llamamos a la denuncia por parte de quienes vean algún movimiento que les parezca anormal para poder detectar estos hechos”.

Asimismo el Oficial Jefe instó igualmente a los consumidores a evitar adquirir productos de origen desconocido. “Esto no sólo implica un desmedro financiero al propietario de estos animales, sino que también un riesgo para la propia salud. Quienes practican este delito no toman medidas sanitarias para garantizar la higiene del producto y eso es un riesgo para la salud de quienes puedan consumir estas carnes”, detalló.

“No hay aplicación de ningún tipo de protocolo para dar muerte o faenar el animal (…) tenemos casos en que se ha utilizado motosierras para desmembrar estos animales, aún estando con signos de vida. Eso ciertamente es de una crueldad que no se puede aceptar en una sociedad como la nuestra”, precisó el Subprefecto Administrativo

Alto riesgo para la salud 

Por su parte el médico veterinario de dotación de la Prefectura de Carabineros Aysén, Manuel Crovetto , instó a los ganaderos a mantener deslindes  o cercos en buen estado, efectuar un conteo diario del ganado, que estos cuenten con el Dispositivo de Identificación Individual otorgado por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) o bien a través del crotal.   

Consumir carnes de origen desconocido o clandestino constituye un problema asociado a la salud producto de la zoonosis o enfermedades transmitidas desde los animales al ser humano por distintos tipos de agentes como protozoos, parásitos o virus.

 “Tenemos la brucella, toxoplasmosis –que en mujeres embarazadas puede producir abortos o malformaciones del feto- también destacan las enfermedades parasitarias como las cisticercosis (tenias) los cuales se pueden llegar a alojar en el cerebro formando la neurocisticercosis. Está también la brucelosis que puede afectar a quienes cometen este delito al estar en contacto con fluidos como sangre, orina, fecas o placenta”, detalló el especialista.

El consumo de este tipo de carnes puede igualmente derivar en enfermedades ocasionadas por bacterias, entre las que destacan las salmonelosis, listeriosis, klebsiella y escherichia coli, la cual puede posibilitar el ingreso de otro tipo de bacteria que puede producir el Síndrome Hemolítico Urémico (shu) que ocasiona insuficiencia renal crónica en los seres humanos, acotó el experto en medicina veterinaria.

Se suma a ello el desconocimiento por parte del consumidor respecto a si el animal se encuentra o no con un tratamiento médico de antibiótico o antiparasitario, lo cual requiere de un periodo de resguardo de al menos 40 días para que los fármacos sean metabolizados por el organismo del animal y eliminados para su posterior consumo humano.    

Ganado a resguardo

Bernardo Nash, socio de la Agrícola Cerro Negro propietaria del fundo del mismo nombre, indicó que consientes del incremento del delito de abigeato en esta fecha, han debido adoptar cursos de acción orientados a proteger el ganado.

En tal sentido Nash manifestó que han debido habilitar potreros de resguardo en sectores apartados y lejos del camino público para encerrar el ganado durante la noche y liberarlo al día siguiente.

“Como todos los delitos en contra de la propiedad, su consecuencia es mayormente económica. También hay que sopesar y tomar en cuenta desde el punto de vista del agricultor que se frustra y ve que el esfuerzo de varios años alimentando un animal, engordándolo, vacunándolo, costeando veterinarios, agrónomos y otros expertos, finalmente resulta en el beneficio inmediato del delincuente”, lamentó.

El criancero añadió que quienes incurren en el robo de animales, no les preocupa si el ganado está preñado, si está enfermo, la edad, ni el peso del vacuno, por lo que el efecto del delito va más allá del detrimento económico.    
 


 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?

COMENTA AQUÍ

Grupo DiarioSur, una plafaforma informativa de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Las Animas - Valdivia - Chile

Powered by Global Channel