Historias DiarioSur
Por Pablo Santiesteban , 20 de mayo de 2023 | 11:55

La traición del cordón Divisadero

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 12 meses
Serios daños sufrió Coyhaique y Puerto Aysén durante el aluvión del cordón Divisadero. Crédito: redes sociales.
Compartir

[#HistoriasDiarioSur] Hace 57 años se produjo el aluvión del principal cerro de Coyhaique. Un desastre que sensibilizó al país con Aysén.

Mayo de 1966 fue un mes con precipitaciones más allá de lo normal en la Región de Aysén.

Es que para los que viven cerca de cerros y montañas un temporal de lluvia es sinónimo de peligro y bien lo supieron los ayseninos con los aluviones de 1928, 1934 y 1956, pero faltaba el peor.

Entre el 18, 19 y 20 de mayo de 1966 se produjeron deslizamientos en el cordón Divisadero, luego que el torrente Los Coigües se desbordara en la meseta del Fraile y el Mackay.

Así lo describió el informe del geólogo Arturo Hauser en su momento: “Voluminosos aportes de material detrítico –rocas arcillosas- sobrepasaron la capacidad de porteo del cauce en torno al casco urbano de la ciudad de Coyhaique, provocando importantes daños en vivienda, infraestructura urbana y servicios”.

El aluvión fue tan grande que alcanzó a las zonas del litoral de Puerto Aysén y pueblos menores. 

Según crónicas del antiguo diario El Farellón fueron aludes de agua, roca y lodo los que cubrieron gran parte de unas cinco quintas ubicadas entre Puente La Cruz y el faldeo del cerro Mackay, destruyendo cercos, puentes y sembrados y obligando a realizar evacuaciones de vecinos.

El mismo medio informó de daños en las quintas Velásquez, Araneda, Zurita, Gallardo y el Hogar Horacio Cisternas que quedó prácticamente incomunicado por haberse hecho intransitable la calle Simpson y destruirse los puentes de acceso por calle Bilbao y de la Cruz.

A esto se añade cortes de caminos en todos los puntos de la provincia de Coyhaique.

El Puente Pinuer fue arrastrado por la corriente que también estuvo a punto de llevarse el de la Piedra del Indio, aledaño a la propiedad de la familia Schadebrodt. Se supo después que sólo faltó algo de un metro entre el puente y el nivel del agua para que éste sucumbiera ante el desborde de las aguas. El Puente La Cruz y el sector de Tejas Verdes desaparecieron.

También se reportaron daños en las dependencias del Ministerio de Agricultura en la región y algunas propiedades vecinas a avenida Ogana, donde se formó una inmensa laguna. 

La ciudad por varios días vio cómo sus calles eran ríos de agua y lodo donde sólo se podía atravesar usando botes. Algunas casas tuvieron que ser desalojadas ante el total desastre.

La ciudad vivió sin agua, luz y combustibles y se debió recurrir a los motores de la antigua usina de Río Claro que prestaron entonces una mínima función de mantenimiento durante la década de los cuarenta.

La oficina meteorológica local de la FACh informó que en 24 horas habían precipitado en Coyhaique 262 centímetros de lluvia. Más de dos metros y medio.

Pero lo más triste fue la pérdida de jóvenes vidas humanas. En los tres días que duró el temporal el niño de 5 años Carlos Araneda sucumbió en río Baguales y el joven de 24 Dionisio Huemán murió en río Frío.

Afectó el litoral aysenino

Pero Puerto Aysén también se vio afectado por este aluvión y por todos los aluviones anteriores.

Desde la década del veinte del siglo XX, Puerto Aysén era el puerto principal de la región y concitó un gran movimiento marítimo y portuario con embarcaciones que llegaban desde Magallanes por el sur y desde Puerto Montt por el norte.

Naves de hasta 500 toneladas llegaban hasta el puerto remontando el río y conectaban a los habitantes del interior, pero todo eso cambió en la década de los sesenta. 

Los aluviones provocaron que el río Aysén se embancara y eso imposibilitó que los barcos de mayor calado llegaran al puerto.

En 1968 el Presidente de la República Eduardo Frei Montalva remontó el río Aysén y comprobó el cambio drástico del río.

Ante la problemática las actividades portuarias debieron trasladarse a Puerto Chacabuco que hoy ostenta el título de puerto principal de la región.

Coyhaique se levanta entre el lodo

Cientos de familias fueron evacuadas a gimnasios tras los daños en sus viviendas, soportando el frío, pero igualmente pronto empezó a llegar la ayuda solidaria del resto de Chile.

Por aquellos años, poco se mostraba de Aysén en los medios de comunicación y esta tragedia hizo que muchos chilenos se sensibilizaran del drama de los patagones. El sur de Chile, que en 1960 vivió el peor terremoto de la historia, sabía muy bien lo que era un desastre y aportó con generosidad a sus hermanos de la Patagonia.

El Ejército y miles de soldados y conscriptos voluntarios ayudaron a levantar la ciudad y despejar calles y caminos llenos de barro compacto.

A ellos se sumaron la gobernación provincial, la municipalidad, el cuerpo de bomberos y los partidos políticos que movilizaron gente y recursos para enfrentar la emergencia.

Las autoridades civiles y militares suspendieron las celebraciones festivas del 21 de mayo y gran parte de los colegios suspendieron sus actividades.

Sólo en Coyhaique los daños totales alcanzaron a los 200 mil escudos de la época.

En años posteriores la región ha soportado más aluviones como los de 1977, 1985 y 2017, pero ninguno provocó tantos daños como el del 18, 19 y 20 de mayo de 1966.


 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Regional Aysén, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plafaforma informativa de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Las Animas - Valdivia - Chile

Powered by Global Channel