Patrimonio e Identidad
Por Pablo Santiesteban , 28 de abril de 2022 | 16:30

La ruta del patrimonio arqueológico

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de un año
Registro de un hallazgo arqueológico en laguna seca del valle del Río Ñirehuao.
Compartir

¿Qué pasa cuando las y los arqueólogos extraen las piezas halladas en un sitio y se las llevan? Conoce el procedimiento que se realiza en la Patagonia.

La Patagonia es tierra de interés arqueológico a nivel internacional, en especial con el descubrimiento de nuevas especies prehistóricas o vestigios de los antiguos habitantes e la zona que marcan nuevos desafíos a los científicos.

En ese contexto, la gente tiende a preguntarse cuando ve que un equipo de investigadores está trabajando en un sitio arqueológico -la mayoría de las veces haciendo excavaciones- qué pasa con las piezas arqueológicas extraídas. 

Hay que recordar que el patrimonio es de todos y todas y que existen regulaciones sobre su gestión, cuidado y depósito final.

La arqueóloga Amalia Nuevo Delaunay y el arqueólogo César Méndez, del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (Ciep), nos explican cómo es el proceso desde su hallazgo hasta su depósito final en las bodegas de los museos, especialmente ejemplificando cómo sucede esto en la región de Aysén.

Comienzo del viaje

Científicos, científicas, transeúntes o lugareños comúnmente hallan lo que parece ser un testimonio de una presencia humana antigua, lo que puede ser una pieza arqueológica o un conjunto de ellas, las que llamamos sitio arqueológico. 

Estos materiales y lugares, que fueran habitados hace ya muchos años, conforman el patrimonio arqueológico, y están resguardados por ley, en tanto se les considera Monumentos Nacionales. 

Dado que están protegidos, no pueden ser recolectados o excavados, y sólo los arqueólogos y arqueólogas, pueden hacer actividades en ellos, aunque previamente deben ser autorizados por el Consejo de Monumentos Nacionales para trabajar en tal lugar. 

Además, deben contar con el permiso del propietario si son predios privados o sus administradores si son lugares públicos. Por ejemplo, en Aysén, gran parte del territorio son parques nacionales administrados por Conaf y también se debe contar con su autorización para investigarlos.

Cuando se da luz verde para proceder con la expedición hay que planificar, viajar a terreno y luego proceder con un detallado registro que es la esencia de trabajo en campo que realizan los profesionales de la arqueología. Hay que considerar diversos parámetros que permiten inferir los procesos para reconstruir la historia de un lugar. 

Ya en el sitio, se presenta una llamativa escenografía, con instrumentos precisos y movimientos meticulosamente planeados, que buscan por diversos métodos, registrar científicamente la variedad de factores involucrados en la formación de un sitio arqueológico. 

Hay que comprender la geología, el clima, la topografía, la presencia de agua, el paso de animales, el tipo de vegetación, tanto del pasado, como del presente, son indispensables para revelar lo que ocurrió en un lugar de la manera más completa y precisa.

Una vez recolectadas, las piezas arqueológicas, los vestigios de huesos y los rasgos de la acción humana se transforman en muestras. Éstas son identificadas e individualizadas, realizando una completa ficha de cada una, para tener un inventario completo y transportarlas al lugar donde serán analizadas.

Los análisis son variados y tienen plazos y objetivos, y quien investiga es autorizado por el  Consejo de Monumentos Nacionales para estudiarlas por un tiempo.

Primera parada

Durante un periodo las piezas son estudiadas en el laboratorio y participan distintos especialistas que han hecho de diversos hallazgos su experticia en investigación.

Hay analistas de cerámica, de huesos humanos, de huesos de animales y hasta de los sedimentos en donde los materiales se encontraron. Por ejemplo, en Aysén, donde la gran mayoría de las evidencias arqueológicas son de piedra, los principales análisis serán los del material “lítico”.

Éstos se centran en entender el tipo de roca usada, de donde provino, como se talló, que herramienta se diseñó, y durante cuánto tiempo fue usada por sus creadores hasta finalmente ser desechada cuando ya no fue más necesitada.

En paralelo, se estudia el contexto del sitio de hallazgo. Su antigüedad, como estaban asociadas las piezas, si estaban concentradas en un lugar o dispersas aleatoriamente, cuantas eran, estaban fracturadas o completas, etc.

Una infinidad de preguntas se usan en la comprensión de cómo llegaron los materiales a constituirse como registro arqueológico. Todos los materiales, con su debida información asociada deben ser ordenados y rotulados para los registros nacionales y entregados a los museos regionales, que son los cuidadores oficiales de los restos arqueológicos.

Esta serie de procesos -sin duda largos- involucran a un equipo de personas que trabaja para que el resultado sea exitoso, garantizando que la información quede bien asociada a las piezas y permitiendo que estos datos posteriormente puedan ser difundidos a nivel científico, gubernamental y a las comunidades interesadas. 

Ingreso de colecciones patrimoniales a bodegas del Museo Regional de Aysén. 

 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Regional de Aysen, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plafaforma informativa de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Las Animas - Valdivia - Chile

Powered by Global Channel