Educación y Cultura
Autor: DiarioRegionalAysen , 6 de noviembre de 2020

Teniente Hernán Merino, a 55 años de su polémica muerte

La portada del diario Clarín en una entrevista realizada al mayor Torres. Todo el drama reflejado en este incidente fronterizo.
Compartir

La muerte del principal héroe de Carabineros ha sido uno de los trágicos hechos que han marcado a la región de Aysén. Muchos creen que el sacrificio del oficial, a la postre, fue en vano.

Un 6 de noviembre de 1965 la región de Aysén fue escenario de un trágico hecho, la muerte del teniente de Carabineros Hernán Merino Correa, que posteriormente fue elevado a la categoría de héroe nacional del siglo XX. 

Merino era antofagastino y llegó a la región de Aysén en marzo de 1961 ya con el grado de teniente. Sirvió en las 1ª, 2ª y 3ª comisarías, entre 1962 y 1964, pero regresó a la capital para integrarse al segundo curso de Perfeccionamiento de Tenientes para posteriormente volver a la región como jefe de la Tenencia Cochrane. En esa unidad se encontraba cuando se produjo el incidente fronterizo que le costó la vida en la zona de Laguna del Desierto en 1965.

Los hechos empezaron a gestarse en octubre de 1965 cuando el colono Domingo Sepúlveda se presentó en el Retén Lago O'Higgins para denunciar que dos días antes había llegado a su casa una patrulla de la Gendarmería Argentina para exigirle que fuera a la ciudad trasandina de Río Gallegos para normalizar su situación legal en el país vecino. El colono fue amenazado con la detención si no concurría a hacer el trámite.

Carabineros envió al mayor Miguel Torres, quien estableció una avanzada en los terrenos de Laguna del Desierto, y lo acompañaban el teniente Hernán Merino, un sargento y dos carabineros.

El 5 de noviembre de 1965 la patrulla de carabineros vio cómo dos cuadrimotores argentinos sobrevolaron las carpas de los carabineros y al día siguiente, el mayor Torres recibió instrucciones para levantar el campamento y retroceder hasta la avanzada.

LA BALACERA

Eran las 16:30 horas cuando dos niños, hijos de los colonos chilenos que habitaban el lugar, avisaron a la patrulla que habían visto soldados con cascos en el bosque y que se arrastraban hacia el campamento. Los carabineros comprobaron que tal grupo era numeroso, alrededor de 90 gendarmes argentinos.

El mayor Torres decidió avanzar sin armas hacia donde presumía que estaban ocultos los gendarmes y pidió a viva voz hablar con el oficial a cargo. El teniente Merino y el sargento Manríquez corrieron en dirección al sendero por donde avanzaba el mayor Torres y cuando lo alcanzaron Merino se puso detrás suyo y le dijo: "Yo lo apoyo, mi mayor".

A su vez, Manríquez empezó a pedir a los gendarmes que salieran sin temor, asegurándoles que los carabineros no dispararían. Fue en ese instante cuando una bala salió de la espesa arboleda e impactó al teniente Merino en el pecho. Enseguida un cerrado tiroteo sucedió a ese primer disparo.

Torres se arrojó al suelo cerca del herido, quien, agonizante, le dijo: "Me fregaron, mi mayor". Fueron sus últimas palabras. El sargento Manríquez también fue alcanzado por la metralla, desplomándose junto a un árbol, mientras el cabo Menar, que corría en apoyo a sus compañeros, debió optar por socorrer al teniente moribundo y al sargento herido.

Tras esos episodios, un comandante argentino ordenó a sus hombres que dejaran de disparar.

Los carabineros en ningún momento hicieron uso de sus armas y el comandante argentino ordenó que el cuerpo del oficial abatido, el sargento herido y el resto de los integrantes de la patrulla fueran conducidos a territorio argentino, estos últimos en calidad de prisioneros y arrieron la bandera chilena del campamento que habían levantado los chilenos. Allí permanecieron hasta el lunes 8 de noviembre de 1965, día en que fueron entregados a las autoridades chilenas, junto al cadáver del oficial ultimado.

La prensa argentina hasta festinó con el incidente, pues la revista “Gente” tituló el hecho como “La batalla de la laguna del Desierto”.

VERSIÓN ARGENTINA

Según los argentinos, el grupo de gendarmes no era más de 40 y señalaron que los que dispararon eran una patrulla de 12 efectivos de ese grupo. Añade que antes ya habían sido atacados por “tiradores desconocidos” y que al avanzar al puesto de los carabineros vieron a Merino con su arma de manera amenazante y por eso abrieron fuego.

La versión argentina dice que los chilenos eran más de 4, aunque nunca dijeron cuántos vieron, y que ellos habrían disparado primero.

IMPACTO NACIONAL

Los restos del teniente Hernán Merino Correa fueron velados en una capilla ardiente erigida en la Escuela de Carabineros en Santiago. Desde allí se trasladaron hasta la Catedral Metropolitana, donde pudieron recibir las más elocuentes muestras de gratitud, admiración y respeto de miles de chilenos.

A menos de un año de su fallecimiento, el gobierno del Presidente Frei Montalva reconoció el actuar patriota del teniente Merino en defensa de la soberanía nacional y el 3 de mayo de 1966, mediante la Ley Nº 16.468, fue ascendido a General. En tanto, el 1 de junio de 1966, mediante el Decreto Supremo Nº 818, se le concedió al General Hernán Merino Correa la Condecoración Premio al Valor.

A raíz de esto se produjeron en Santiago manifestaciones con la quema de la bandera argentina, el apedreo del edificio de Aerolíneas Argentinas y de la embajada, además un avión chileno realizó el 3 de diciembre un vuelo rasante sobre el crucero ARA La Argentina cerca de Ushuaia.

El 5 de diciembre se logró un acuerdo entre las partes que distendió la disputa, sin exigir Chile el retiro argentino de la zona, la Comisión Mixta de Límites iniciaría sus trabajos.

En 1967 la Gendarmería Nacional Argentina instaló un puesto permanente para custodiar la laguna del Desierto.

LA DIPLOMACIA

El 31 de octubre de 1991 los presidentes Patricio Aylwin de Chile y Carlos Saúl Menem de la Argentina acordaron, según lo previsto en el Tratado de Paz y Amistad de 1984, acudir a un arbitraje internacional sobre la disputa.

El 21 de octubre de 1994 el tribunal dio a conocer el fallo que reconoció en su mayor parte la posición argentina. El 13 de octubre de 1995 el tribunal desestimó unánimemente el recurso de interpretación en subsidio planteado por Chile, y con el voto en contra del árbitro chileno Santiago Benadava, rechazó el recurso de revisión también planteado por Chile. Ambos recursos habían sido planteados en días posteriores al fallo alegando que había errores de documentación.

Desde abril de 1997 sus restos de Hernán Merino descansan en una cripta ubicada en el monumento Gloria y Victoria, construido por la institución policial, en honor a los caídos en el cumplimiento del deber.

En 2017 la República de Argentina devolvió la bandera chilena que los gendarmes de ese país habían arriado tras la balacera de Laguna del Desierto.

 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?

COMENTA AQUÍ

Grupo DiarioSur, una plafaforma informativa de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Las Animas - Valdivia - Chile

Powered by Global Channel