Patrimonio e Identidad
Por Pablo Santiesteban , 27 de septiembre de 2023 | 14:33

El cielo de la Patagonia ahora tiene a una Angelita

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 8 meses
Ángela Pérez fue un personaje típico de Coyhaique que irradió simpatía y admiración. Crédito: redes sociales.
Compartir

Pesar causó el deceso de la conocida verdulera coyhaiquina Ángela Pérez a sus 100 años.

Muchos la recordarán como una mujer modesta, alegre y luchadora que con frío, lluvia o nieve siempre estaba en la calle para atender con amabilidad y una sonrisa a su clientela, por eso el cielo de la Patagonia tendrá desde lo alto a una “Angelita”.

Sorpresa y tristeza causó la noticia del deceso de doña Ángela Pérez que a sus 100 años dejó este mundo, pero también el recuerdo de quiénes la admiraban por su tesón y espíritu de lucha.

“Angelita”, como la llamaban sus vecinos y vecinas con cariño, era una mujer que hizo de la calle su lugar de trabajo, sin importar la inclemencia del tiempo o las crisis económicas. Vendía verduras en Coyhaique las que transportaba en un carrito o a veces en bolsas y las ofrecía con una particular dulzura que a muchos enternecía.

Ángela Pérez nació un 18 de abril de 1923 en Dalcahue, hija de Clorinda Pérez y desde hacía muchos años se trasladó a Coyhaique, ciudad donde hizo su vida y vivió con sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos.

Ella misma cultivaba sus verduras y hacía sus huertos. Su alegría y sencillez eran contagiosas y muchas veces, después de vender, contaba un chiste o se acordaba de alguna anécdota graciosa. Si el cliente se ganaba su confianza hasta se despedía con un abrazo cariñoso, así ella compartía e irradiaba su optimismo.

“Angelita” salía a vender sus verduras simplemente porque quería, no por necesidad, pese a que ganaba una modesta pensión y su principal motivación era reunir dinero para comprar su leña para el invierno patagón.

Angelita Pérez siguió trabajando hasta más allá de los 90 años. A veces había personas que no le creían que ya era nonagenaria y ella, con una sonrisa, sacaba su carné de identidad para demostrar que no mentía. El documento era casi su diploma a la perseverancia y varios se asombraban al comprobarlo.

La querida vendedora está siendo velada en la Iglesia Apostólica Pentecostal de Coyhaique, ubicada en calle Divisadero.


 

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Regional Aysén, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plafaforma informativa de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Las Animas - Valdivia - Chile

Powered by Global Channel